lunes, 11 de enero de 2016

El Loco de la Plaza



Hoy tenemos el honor de compartir un relato de la Escritora Nita Moreno Paz, una gran amiga nuestra que nos permitió filtrar una historia perteneciente a su próximo libro, aún sin editar, titulado 'El Loco de la Plaza'. 





Era un personaje como tantos otros, habitante de un pequeño pueblo situado en algún lugar del planeta.

Todos lo llamaban «el loco de la plaza»; de cuerpo espigado, espesa barba y largos cabellos.

Su edad era indefinible; sus pertenencias, tan sólo dos trajes gastados cuyos pantalones no llegaban a cubrirle los tobillos, motivo por el cual se acentuaba la exhibición de ese viejo par de zapatos acordonados, tres números más grandes.

Una gastada manta color marrón, le hacía las veces de valija, de abrigo o de almohada.

Siempre se lo podía ver por los alrededores de la plaza principal, posiblemente por ser la zona más transitada de esa ciudad, haciendo alguna reverencia o entregando una flor arrancada, a toda dama que cruzaba por allí.

Los ancianos gozaban del privilegio de ser acompañados por unos metros, con algunas notas de su violín imaginario; mientras que con su cuerpo se movía al compás de un vals.

Con los niños, ejecutaba su flauta mágica y tras pequeños saltitos los hacía sonreír.

Muy pocas personas reparaban en él, pues el rótulo puesto de boca en boca lo desterraba al olvido y a la ignorancia.

No era difícil, observando un poco, deducir que cartel de precaución portaban los coherentes de la plaza; para él los códigos eran muy claros.

Si apuraban su paso, un «Huye o eres hombre muerto...».

Si tomaban otro atajo, era «Aléjate, material radiactivo...».

Cuando esquivaban la mirada, «Peligro, eclipse total...».

Estrechar su mano correspondiendo al saludo, era un acto totalmente condenable por parte de la comunidad, pues quién lo hiciera sería contagiado y correría el riesgo de ser un loco más.

Sólo un grupo minoritario, solía concurrir por las noches hasta el frondoso roble, su lugar de descanso, y le acercaban una infusión caliente o alguna vianda, para alimentar aquel cuerpo desgarbado.

Los templos les cerraron sus puertas, la Alcaldía también...

Para muchas Instituciones Caritativas, el loco era un ser vacío, carente según sus criterios, de toda dignidad y prestigio que hacen a un hombre de bien.

Una mañana de agosto, una muchedumbre se había agolpado entorno a aquella plaza. Se oían voces que decían:

—Vio, Doña Juana, tarde o temprano esto iba a pasar... ¡Si estaba loco!

—Pobre hombre..., hoy en la misa de las once debemos hacer una oración por él como todo buen creyente.

—Ves hijo..., no sabía lo que hacía. Si se hubiera tapado...

—¡Qué espectáculo desagradable!; gracias a Dios que no fue nacido ni criado en nuestro pueblo.

Luego, se acercó la policía junto al médico forense, y confirmó la más mínima duda de aquel suceso.

—El loco, está muerto. El frío lo mató.

La noche en que murió, la temperatura había registrado la marca más baja de ese crudo invierno. A su lado yacía su compañera, aquella manta marrón la cual ni siquiera usó.

Retiraron su cadáver..., y al acercarse un oficial para levantar su última pertenencia, una vez más el loco los sorprendió.

Debajo de ella, amamantando a su cría, se encontraba una pequeña perra mestiza cobijada por el calor de ese noble corazón.

Fue enterrado en el cementerio local, sin flores y sin honores. En su tumba, sólo se colocó una modesta cruz artesanal; realizada con ramas de aquel roble.

A navaja, alguien grabó su nombre «El Loco». Para quienes lo conocimos, se llamaba Rafael Rodríguez Quijano, un hombre que hacía el bien.


© Nita Moreno Paz,

Gracias a ustedes por leer y gracias a la autora por dejarnos disfrutar de su obra :)






14 comentarios:

  1. Hola! Creo que ame el relato... es triste y profundo, y muy real. Me llego al alma. Son cosas que pasan en la actualidad, el juzgar a las personas antes de conocerlas y solo por su apariencia.
    Gracias por tan bello relato.
    Besos!
    PD: Me quedo por aca :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sí,es muy cierto,no todo es lo que parece. A veces habría que recordarnos tratar de dar lo que recibimos sin mirar y romper con esa frialdad que inunda nuestra sociedad actual, en la que todos colaboramos.
      Gracias a vos por pasarte (:

      Eliminar
  2. Hola!!!
    Creo que hasta lloré con el relato :´)
    Qué cosa tan profunda e increíblemente tierna :3
    Muchas gracias por colgarlo!!!
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  3. Ohh que hermoso :)
    Me gusto mucho tu blog y las historias en él.
    Me quedo por acá! Slds!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas Gracias, me alegra que opines eso. Gracias por pasarte!

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Yo también formo parte de la iniciativa y ya te estoy siguiendo!
    Aquí te dejo el link de mi blog: www.piramidesdelibros.blogspot.com (:

    ¡Te espero por allí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enseguida me doy una vueltita, gracias por pasarte :)

      Eliminar
  5. Hola! me ha encantado tu blog, creo que se me han aguado los ojos:') es una historia muy bella :D

    PD:( soy parte de la iniciativa ya te sigo soy la # 60 te dejo mi blog http://blogbookswords.blogspot.com.co/ ) Feliz dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo es, la autora nos deja a todos con un hueco en el corazón. Me alegra que te guste, enseguida me paso. Gracias y feliz día a vos también! :)

      Eliminar
  6. Hola! me ha encantado tu blog, creo que se me han aguado los ojos:') es una historia muy bella :D

    PD:( soy parte de la iniciativa ya te sigo soy la # 60 te dejo mi blog http://blogbookswords.blogspot.com.co/ ) Feliz dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola nuevamente ! te he nominado a un Booktag http://blogbookswords.blogspot.com.co/2016/01/book-tag-este-o-este.html

      Eliminar
  7. Hola! me ha encantado tu blog :) ya te sigo. Te dejo mi enlace: http://literariainfinita.blogspot.com/
    SALUDOS♥

    ResponderEliminar
  8. hola! gracias por pasarte, devolvemos tu visita. saludos.

    ResponderEliminar