jueves, 26 de mayo de 2016

Nostalgias de la infancia...

Hola amigos!!! Soy el Búho Mayor (sí, el encuadernador del Hospital de Libros) y sumo alguna humilde colaboración con Pitu, ya que Sabri está sobrecargada de trabajo con las entregas de la Universidad, y se encuentra muy restringida de tiempo y horarios.

Hoy les traemos algunos recuerdos nostálgicos de nuestra infancia y juventud, Las Historietas (tebeos en España, tiras cómicas en México, etc). 
Las que hoy presentamos iban a ser descartadas en la Biblioteca Pública de nuestra ciudad, de modo que fuimos al rescate con Pitu y Sabri para conservarlas y darlas a conocer en el Blog.


La Editorial Columba fue una de las más prolíficas de Argentina, y el primer número de la revista El Tony data de 1928. Hacia los años sesenta y setenta editaba cuatro revistas de temática más o menos similar: El Tony, D'artagnan, Fantasía e Intervalo, ésta última dedicada al público femenino con historias "del corazón". Las revistas estaban divididas en unas 8 o 12 aventuras, siendo la mayoría de ellas protagonizadas por personajes ya afianzados en forma de seriales, pero con capítulos unitarios que no continuaban de un número a otro, es decir formaban una saga de aventuras pero no te dejaban colgado con el odioso "continuará...". El formato era muy parecido a las series televisivas de la época.
A diferencia de los Comics norteamericanos, la cantidad de texto, volcado en abundancia en las historietas nacionales, permitían desarrollar una aventura muy completa en unas seis o siete páginas.
Salvando épocas y distancias, a la izquierda vemos una edición traducida de Star Wars, contra una historieta de Western en la revista D'artagnan. Por supuesto que la calidad de los dibujos norteamericanos es alucinante, pero yo aún sigo prefiriendo los antiguos mosaicos de la historieta nacional.
A veces también se incluían adaptaciones de los éxitos cinematográficos del momento, guionados y dibujados por los autores más importantes de la editorial.




Lamentablemente la Editorial Columba fué decayendo para terminar cerrando sus puertas hacia el año 2000. Su mayor auge se disparó entre 1975 y 1980, años durante los que llegó a tener una tirada de 300.000 ejemplares semanales.

En fin, una lástima. en aquellos tiempos los niños leíamos mucho más, y las historietas fueron un enorme trampolín hacia la literatura mayor para muchos de nosotros.

William de Baskerville se asoma de la vitrina para aprobar este post!!!!

Espero no haberles aburrido. Afectuosos saludos del Búho Mayor!!!!


25 comentarios:

  1. Hola! Yo la verdad es que nunca he sido de cómics, Tintín, Asterix y Obelix y poco más. Siempre he preferido los libros con más letra, jajaja!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beatriz por tu amable comentario. Para quienes coleccionamos soldaditos de plomo, los dibujos de Gosciny en las tiras de Asterix han sido un referente, dentro de la caricatura, por la exactitud y minuciosidad histórica de los atavíos y armas antiguas.
      Afectuosos saludos del Búho Mayor.

      Eliminar
  2. Qué revistas!
    Mi vieja tuvo miles. De hecho, cada vez que se va de vacaciones a Miramar no deja de comprarse algunas, más otras de Patoruzú, Patoruzito, Isidoro, etc.
    Estas historietas son inmortales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl!!! Podrás creer que no se me ocurrió incluir ningún ejemplar de Dante Quinterno o García Ferré de los que mencionás... Una falta imperdonable. Me comprometo a subir un nuevo post con las caricaturas argentinas que señalaste.
      Un abrazo del Búho Mayor.

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Yo no he sido nunca de leer cómics, pero si rescatara algún recuerdo de la infancia de este tipo, serían las revistas super pop XD Santa inocencia...

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lidia por comentar. Lamentablemente las nuevas generaciones no han podido acceder a este tipo de publicaciones tan entrañables para nosotros, pero no dejes de hojear algún ejemplar que caiga en tus manos, seguramente te sorprenderá.
      Saludos del Búho.

      Eliminar
  4. ¡Dios, qué reliquias! Me ha encantado el post ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tamara por tu amable comentario. Saludos del Búho Mayor

      Eliminar
  5. Hola, Búho mayor. Yo el único comic que siempre he leído y releído con sumo gusto son las tiras de vuestra Mafalda. Es grandiosa: inteligente, divertida, ingenua, crítica, generosa, con esa capacidad para sorprenderse y esa necesidad de mejorar un mundo sin arreglo. Me encanta. Tengo que pegarle un nuevo repaso en día de estos.
    Por lo demás, el comic, nunca me ha atraido. Siempre he preferido la letra al dibujo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Rosa, gracias por tus amables comentarios.
      Te cuento que la maravillosa obra de Quino hoy se edita en forma de volúmenes y está considerada patrimonio cultural de la Nación.
      Por supuesto que la literatura es muchísimo más rica, pero en los años de mi infancia la historieta fomentaba la lectura en las clases más populares. Hoy en mi país los jóvenes no saben siquiera hablar...
      Si te ha gustado Mafalda, te recomiendo que le des una hojeada a las obras de Maitena, una dibujante argentina muy premiada en todo el mundo, que pone un ojo crítico y muy divertido sobre le cotidianeidad femenina en este bendito mundo.
      Afectuosos saludos del Búho Mayor.

      Eliminar
  6. Me gusta ver las fotos de esos cómics. Yo era aficionada a Mortadelo y Filemón, Anacleto, Lily, y Mafalda más tarde, cuando me intelectualicé un poco más. El gusto por las viñetas de Quino lo heredó mi hija, ahora de 28 años, y mi hijo de 15. Espero que si tengo algún día un nieto continúe el interés. Es un placer ver estas cosas, por los recuerdos a otros similares que trae. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángeles por comentar. El genial Quino tenía, más allá de Mafalda muchas tiras y viñetas tituladas "El humor de Quino", que junto con Caloi, otro grandioso y entrañable caricaturista, aparecían en la revista suplemento del diario Clarín de los domingos. Estas páginas mostraban personajes genéricos y anónimos en situaciones coloquiales humorísticas pero siempre de fuerte critica social. Quizá puedan encontrarse compendiadas en forma de volumen completo.
      Gracias nuevamente y saludos del Búho Mayor.

      Eliminar
  7. Que buenas revistas, apasionantes, saludos desde www.horror-scifiweb.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo por tu amable comentario. Hay varias paginas y blogs donde algunas de estas historietas pueden leerse completas, como Woodiana, etc. Saludos del Búho.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias Yennely por comentar.
      Afectuosos saludos del Búho Mayor.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Qué preciosa entrada esta, Buho. Es tan entrañable, y no lo digo por mí, porque desgraciadamente tuve menos acceso a la cultura del cómic de lo que me hubiera gustado, por motivos que no vienen al caso ahora. Recuerdo algunos como El Guerrero del Antifaz, Zipi y Zape y alguno más. Fue de mayor y con hijos cuando descubrí otros. Pero, ¿sabes?, me he resarcido con mi hijo. Le encantan los cómics y le he comprado todos los que ha querido, y se ha leído tu entrada que le ha gustado mucho. Algunos se los tengo que dosificar a medida que va creciendo, por no considerarlos adecuados para su edad. Se los consigo de una biblioteca, donde nadie les presta atención. Muchas gracias por tu bonita exposición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Balbina muchísimas gracias por tu comentario. Así como el título lo dice, para muchos de nosotros es un viaje a la nostalgia en que los tiempos eran más duros, pero más simples. Cuando nos dieron estas revistas en la biblioteca uno de los primeros en leerlas fué mi hijo más chico (12 años), siempre intrigado sobre mi infancia "sin tele". Si bien hoy en día los cómics se mueven en torno a otras temáticas, han perdido esa ingenuidad que tenían nuestras antiguas historietas. De modo que te recomiendo hojearlos antes de comprar ya que muchos, como los mangas japoneses, parecen para chicos y cuando los abres te espantan por su contenido explicito. Ya nos pasó.
      Gracias nuevamente por tu amabilidad y un afectuoso saludobúho para tí y tu hijo.

      Eliminar
  11. Hola, no conozco mucho del mundo de los cómics o historietas, supongo que soy de una rara época posterior jaja pero me parece muy interesante y bonita la entrada y que te hayas tomado el tiempo de investigar sobre esas editoriales.
    Aquí en Colombia la tira comica, o como sea, mas famosa de los tiempos de mis padres se llama Condorito, no se si la hayas oído.
    Bueno, e sun gusto leerte y me estaré pasando por aquí.
    (Ame esa referencia al Nombre de la rosa <3)

    ResponderEliminar
  12. Hola Apolonia, gracias por comentar!!! La revista Condorito fue muy famosa también aquí en Argentina, creo que la editaba una compañía chilena y la distribuía por toda Sudamérica.
    En cuanto a la figura del Nombre de la Rosa, pertenece a mi colección de soldados de plomo, fabricada por Miniaturas Andrea de España y la pinté yo mismo.
    Gracias nuevamente y saludos del Búho Mayor.

    ResponderEliminar
  13. Qué entrada tan entrañable!!
    Yo me aficioné a la lectura leyendo tebeos, así se llamaban hace años en España como tú bien comentas.
    Ya de adulta, las únicas tiras cómicas que leí (y que aún releo de vez en cuando) son las de Mafalda.
    Encomiable tu labor como restauradora. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Kirke, gracias por comentar. He visto que Mafalda se ha convertido en un personaje universal y muy popular. Prometo subir un post (si Sabri y Pitu me lo permiten...) dedicado íntegramente a los personajes de Quino y con un somero análisis, que lo merece, sobre el entorno histórico y social en que nace Mafalda.
    Gracias nuevamente y un afectuoso saludo del Búho Mayor.

    ResponderEliminar
  15. Hola Búho Mayor!!! Pues sí que me has producido nostalgia, sí!! Cuando era pequeña mi padre siempre me regalaba Tebeos.. Mortadelo y Filemon, Zipi y Zape, Carpanta... Lo extraño, es que ahora no puedo leer cómics. Un amigo me prestó hace poco uno de Marvel (Los Vengadores) y no hubo manera... Los dibujos me dificultaban la lectura!! No lo disfruté para nada... Pero de pequeña los devoraba, más que los libros!! ;)
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Ana Belén, y muchísimas gracias por comentar.
    En realidad no debería extrañarte no poder leer los comics actuales.
    Este fenómeno radica en que su estructura difiere notablemente de aquellos que nosotros leíamos y que tenían una equilibrada diagramación de guion y globos de diálogo para cada personaje.
    Los comics de Marvel, DC y otros de superhéroes son todo ilustraciones y dos o tres palabras o frases sueltas por página, con historias incoherentes y argumentos confusos. Tampoco a mí me gustaron nunca. Ni de niño.
    Si buscas imágenes en internet de los tebeos clásicos verás que el problema es la revista y no quién la lee.
    Por eso sigo encantado con mis revistitas viejas.
    Mil gracias nuevamente por tu amable y tierno comentario, y un afectuoso saludo del Búho Mayor.

    ResponderEliminar