jueves, 22 de septiembre de 2022

Invisibles...

 Nunca delante de los criados

Frank Víctor Dawes

Hola amigos!

Hoy les voy a comentar este libro que leí , porque me interesa saber sobre la época victoriana y sus costumbres, y este libro viene a derribar varios mitos , lejos de las versiones de la televisión como Downton Abbey.

En esas grandes mansiones o en las clases de gente adinerada, los sirvientes dormían en las buhardillas y trabajaban en los sótanos, tenían muy poca libertad, solo medio día libre y una vela para alumbrarse por las noches por semana.

Se les exigían jornadas interminables a cambio de sueldos muy bajos.

Las mujeres victorianas de las clases medias consideraban que consagrar su vida al ocio era fundamental para preservar su status, poner ellas mismas un trozo de carbón en la chimenea, tomar un plumero o tan solo abrir la puerta decepcionarían a sus maridos y les estarían quitando el empleo a alguien que lo necesite.

La servidumbre era el continuo tema de conversación con el acompañamiento del tintineo de las tazas de té.

Era incómodo pero innecesario vivir rodeados de criados, pues de surgir cualquier tarea seria hecha por ellos, la familia no debían mover un dedo, todo eso era natural tanto para los señores como los sirvientes.

Se daba por sentado que los criados tenían que ser casi invisibles o inaudibles cuando aparecieran por las zonas principales, no podían pasear por los jardines sin haber pedido permiso a los señores, y bajo ningún concepto cuando estén sus amos fuera. Tampoco podían silbar ni cantar.

No podían dar voces para llamarse entre ellos, ni podían sonreír ante una anécdota contada en una Reunión y tampoco demostrar que ya la habían oído. 

Mary o Jane eran los nombres comunes, cualquier otro era considerado pretencioso, sino se utilizaba el apellido. Cualquiera que fuera su nombre se ignoraba, así iba perdiendo individualidad.

Si bien los sirvientes no eran parte de la familia se sentían protegidos y con un techo sobre sus cabezas, además de un pago de sueldo, mísero pero un sueldo al fin.

A cambio de un hogar, muchos se entregaban de por vida a estos trabajos y con una enorme lealtad para ellos. Su devoción por los dueños, en algunos casos, los acompañaba hasta la tumba.

Las doncellas no tenían libertad, status social ni privilegios. Los criados eran relegados al fondo del templo o a la galería porque de habérsele permitido sentarse en los bancos principales lo señores se irían a otro lugar donde escuchar el servicio. Igualmente debían concurrir a misa todos los domingos con sus empleadores.

El problema de como la servidumbre se desplazaba sin molestar a la familia se resolvió creando escaleras dobles y para ser llamados existían las campanillas con pulsadores o cordeles.

Las oscuras buhardillas donde compartían hasta las camas , los colchones con bultos, los tablones ásperos del suelo, los espejos manchados, los muebles desportillados , eran los lugares donde el criado iba solo por las noches luego de estar de pie desde antes del amaneces hasta que se acostara el ultimo integrante de la familia, alumbrándose con una simple vela que varias veces se apagaba por las corrientes de frio que corrían allí.

Tales actividades requerían mucho tiempo y se sumaban a otras mil y una tarea que mantenía ocupados a todos los empleados.

El libro es un retrato del trabajo domestico a lo largo de cien años, a partir de testimonios reales, por sus protagonistas, doncellas, mayordomos, institutrices, cocineros.

Los recuerdos son trágicos, cómicos, evocadores, ridículos o simpáticos pero siempre son tristes, en especial cuando son niños los que se empleaba.

Lo más interesante del libro son las historias reales que la conforman. El mismo autor fue hijo de una criada de esa época que habia comenzado a servir a los trece años.

Para muchos servir era la única vía de escape a la mendicidad o prostitución.

En la época victoriana hubo tantos sirvientes que se los consideraba una clase social.


Espero les haya gustado mi reseña y los espero en la proxima!!!!!!

Un enorme saludobúho!!!!!!

51 comentarios:

  1. Se ve interesante, lo tendré en cuenta. Te mando un beso.

    ResponderBorrar
  2. ¡Hola. Buhita! Muy interesante lectura, pues la imagen de las criadas que nos ponen en las series de tv, son muy diferentes a lo que nos cuentas. Estos testimonios deben ser bastante tristes, pues eran prácticamente esclavas, sin ninguna posibilidad de mejorar su situación. Me lo llevo apuntado y espero poder leerlo pronto. Que tengas un lindo fin de semana. ¡Un besito!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme y tener en cuenta Mi recomendación.
      Estoy segura que te gustaría

      Borrar
  3. Me ha gustado y mucho. Por lo que comentas, se romantiza todo, hasta esa forma de esclavitud que es este tipo de servidumbre. Muy interesante!
    Besitos.

    ResponderBorrar
  4. Me ha encantado la reseña.
    Había oído hablar de este libro, porque mi madre era fan de una serie de la BBC llamada Arriba y abajo, en la que, obviamente, romantizaban estos trabajos. Y a raíz de la emisión de dicha serie este autor empezó a buscar testimonios realies, para desmitificar. Y a pesar de conocer su existencia, no sé por qué razón aún no lo he leído. Tomo nota.
    Muchas gracias por la información.

    ResponderBorrar
  5. Fabulosa reseña , te felicito lo has dejado bien atado cada una de las letra. Y creo que la novela merece la pena leerla. La serie de arriba y abajo es lo de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Gracias por compartir y te deseo un genial fin de semana . Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que bueno te haya gustado😊
      Siempre reseño con mucha ilusión de contagiar las ganas de leer mis sugerencias

      Borrar
  6. Muy interesante. Es verdad que al ver algunas series parece que los criados son tenidos en cuanta por los señores, pero debían de tener tantos y si encima les daban nombres similares es porque no les tendría en mucha estima. Qué lastima. Magnifica reseña.
    Un besazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Si muy tremendo lo que les hacían creyéndose superiores.
      Es para rabiar en varios momentos pero aun así me interesó

      Borrar
  7. Me gustan las series de amos y criados en Reino Unido. He visto Downton Abbey y una seroe muy antigua que se llamaba Arriba y Abajo y que era muy buena también y es ue ese mundo de criados y señoees tan solo se da eb Reino Unido. En otros luhates hay amos y criados, pero nada que ver.
    Un beso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Perdón por las faltas,pero estoy con el móvil y hace lo que quiere.

      Borrar
    2. Entendí perfectamente tus comentarios😊
      Besotes buhos Rosa😊💕

      Borrar
  8. Una lectura y una entrada muy interesante. Tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderBorrar
  9. Hola! No conocía el libro pero lo cierto es que parece interesante, lo mismo que el tema que trata así que no lo descarto. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderBorrar
  10. Muy interesante, me gusta mucho el tema, tomo nota.
    Gracias. Besos

    ResponderBorrar
  11. ¡Hola!

    Que interesante, tmabién estoy leyendo ahora un libro sobre historia que habla un poco sobre el servicio doméstico en la Inglaterra de época, y es que sin lugar a dudas es todo un universo propio.

    ¡besotes!

    ResponderBorrar
  12. Después vere de leer ese también, fueron épocas duras y sufridas pero me resultan interesantes

    ResponderBorrar
  13. Qué belleza tu página! Esta serie la adora mi madre! Me la recomendó,pero,aún no la he comenzado..Preciosa reseña!
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  14. Huy, está me la llevo sin dudar. Un beso y feliz día.

    ResponderBorrar
  15. Invisibles, sin duda espero llegar a adentrarme en la historia y disfrutarla.

    ResponderBorrar
  16. Yo estoy segura que va a gustar por los muchos detalles que cuenta😊

    ResponderBorrar
  17. Hola!
    Mi mamá es empleada doméstica, así que escuché muchas cosas de las que vivió en su juventud (porque tuvo que empezar a trabajar de niña) e incluso ahora. Así que me lo llevo apuntado, porque siento que me puede gustar y doler.
    Gracias por la recomendación.
    Saludos!

    ResponderBorrar
  18. Cuantas historias diferentes se cuentan en las novelas y en las series de televisión. Hace poco termine de leer "La cocinera de Castamar" y la vida del servicio es oscuro, pero según el amo de casa que les tocaba.
    Muy intersanate tu entrada de hoy.
    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderBorrar
  19. Hola, me gustan mucho las historias desarrolladas en la época Victoriana y esa relación peculiar entre señores y criados, la relación lejana y a veces cercana que se compartían entre personas con status diferentes, y es que por ejemplo, las doncellas personales, conocían más secretos que familia y amigos. Me apunto el libro. Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tiene razón, es interesante y a veces no se entiende los años que duraban con las familias.

      Borrar
  20. Buenass. Ya estoy de vuelta por estos lares. Qué tal por aquí?
    Como siempre, reseñas la mar de interesantes, cómo me gustan estas anécdotas de la época. Me encantaría leerlo. Aún tengo apuntado "En el piso de abajo". ^^

    Un beso ;)

    ResponderBorrar
  21. Bienvenido !A ponerse con ellos que merecen la oportunidad 📚

    ResponderBorrar
  22. ¡Hola!
    Este libro no lo he leído, pero sí he leído otros de la misma temática. La fascinante época Victoriana, debo decir que también a mi me fascina, lo que no me gusta y me disgusta es el lado opuesto de la nobleza, las humillaciones, lo cruel, y siniestro que trataban a su servidumbre. Y a los esclavos de color les fue peor! Pero bueno, menos mal que ya quedó en la historia, y yo me voy anotando el título porque me gusta lo que dice tu reseña. ¡Gracias por la recomendación!
    Saludos

    ResponderBorrar
  23. En este caso son hechos reales y si enojan creo que es importante conocerlos.

    ResponderBorrar
  24. ¡Hola! Wooow que interesante y que triste la verdad... me gustaría mucho poder leerlo porque me gusta leer historias reales y conocer sobre épocas pasadas, gracias por la recomendación, lo tendré en cuenta para próximas lecturas.
    te dejo un saludo grande y nos seguimos leyendo!!

    ResponderBorrar
  25. Gracias por la visita y el saludo.
    Espero Lo leas y te guste.

    ResponderBorrar
  26. Hola!
    Vengo del blog de Lunaroja y dejo un pequeño comentario. Admiro a quienes reseñan libros, posta, me encantaría tener un ratito para leer la mitad de la mitad de la mitad de los libros que leen!
    La época victoriana, como casi todas las épocas anteriores, hoy están teñidas de romanticismo y el velo subjetivo/parcial de quienes la registran y no estoy hablando de lo políticamente correcto.
    Saludos!!

    ResponderBorrar
  27. Hola ^^
    Que interesante, gracias por compartir
    Un abrazo! ♥

    ResponderBorrar
  28. Me ha encantado, me gusta mucho leer historias de la época victoriana, y películas igual: "Arriba y abajo" "Downton Abbey" me chiflan.
    SAludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que bueno es saber que te gusta😊
      Gracias por la visita🌻

      Borrar
  29. Es una época fascinante y de muchos contrastes. Una cosa que siempre me parecía increíble es que en muchas mansiones los criados tenían que volverse hacia la pared si pasaba alguien al lado de ellos. De esta manera los invitados y muchas veces los propios habitantes de la casa no veían sus caras y les trataban de manera totalmente deshumanizada, sin tener en cuenta la persona detrás. Obviamente no todos eran TAN extremos ;). Gracias por esta entrada me ha encantado.
    Slawka de Donostia Book Club

    ResponderBorrar
  30. Cosas como esas se menciona en el libro
    Bastante duro pero no deja de ser curioso.
    Gracias por la visita Saludosbuhos

    ResponderBorrar
  31. Muy interesante la reseña, tomo nota ahora mismo, pues quero leerlo. Gracias.

    Abrazos.

    ResponderBorrar